sábado, 16 de febrero de 2008

QUIEN INVENTO EL INODORO


Inventos que cambiaron el curso de la humanidad.
Sir John Harrington fue quien inventó en 1596 el aparato más cercano a nuestro conocido inodoro, aunque ya hay vestigios de artefactos para disponer de las heces fecales desde la Roma antigua. Estamos de acuerdo en que desde entonces para acá ya ha llovido mucho estiércol.
Inodoro es algo que no tiene olor. Por ello, se utiliza el mismo nombre para denominar al aparato utilizado para recoger y evacuar los excrementos humanos hacia la instalación de saneamiento y que (mediante un cierre de sifón de agua limpia) impide la salida de los olores de la alcantarilla hacia los espacios habitados. Generalmente los inodoros se fabrican de porcelana, pero también de loza y de acero inoxidable.
Su funcionamiento exige una descarga de gran caudal de agua en tiempo muy corto, descarga que se le proporciona mediante una cisterna o mediante una válvula especial llamada fluxómetro.
Las cisternas, que pueden ser altas (fijas a la pared a una altura de casi dos metros) o bajas, disponen de un mecanismo de llenado, con una válvula de nivel, que corta la entrada de agua cuando llega a un nivel determinado, y de otro de descarga, accionado por el usuario. Por su posición, la cisterna alta requiere menos cantidad de agua para funcionar.
Recientemente y, especialmente en aseos públicos para evitar el vandalismo, se emplean cisternas empotradas tras el paramento que sostiene el inodoro, situadas a mayor altura que la cisterna baja y menor que la alta, de modo que de la cisterna solamente se ve la tecla de accionamiento, suficientemente grande como para servir de registro de la cisterna
El inodoro suele constar de una taza y una descarga. La taza está compuesta por el entrador, el redondel y una tapadera. En algunos países fríos el rendondel está calefactado.