miércoles, 2 de abril de 2008

La Insulina


Inventos que cambiaron el curso de la humanidad.
Una de las enfermedades que no tenían paliativo hasta finales del S. XIX fue la diabetes.

Si entiendes que el tesoro mas grande es tu salud, entonces procuraras no perderlo jamas. (Abel Desestress)

A fines del siglo XIX los médicos alemanes Joseph von Mering y Oskar Minkowski descubrieron que al extirpar el páncreas a unos perros, éstos padecían diabetes.

Al comenzar el Siglo XX, en 1901, el patólogo estadounidense Eugene Opie descubrió los islotes de Langerhans, formados por cambios degenerativos de células pancreáticas, y la relación del mal funcionamiento de estas células con la diabetes.

Sharper-Schafer descubrió que la sustancia que estos islotes secretaban, controlaba el metabolismo de los carbohidratos, es decir que el páncreas realiza la función de transformar en energía el azúcar que se ingiere con los alimentos, la transforma en glucosa y ésta pasa a la sangre.

Cuando se reduce la producción de esa sustancia por un mal funcionamiento de esta glándula, aumenta la cantidad de azúcar en sangre y se produce la hiperglucemia, provocando serios transtornos que atacan la salud del enfermo.

Esta importantísima sustancia, necesaria para los diabéticos dependientes de ella, fue aislada recién en 1921, por los científicos canadienses Charles Best, John James Richard Maclend y Frederick Banting, quienes le dieron el nombre de insulina.

John James Richard Maclend y Frederick Banting recibieron en 1923 el Premio Nóbel de Medicina por este descubrimiento.

La insulina, que en sus principios era obtenida de animales, especialmente de los cerdos.

En 1955, el bioquímico inglés Frederick Sanger estudió la estructura molecular de la insulina, y a partir de este estudio, diez años después, los trabajos del bioquímico estadounidense Michael katsoyannis y de un grupo de científicos de la República Popular China, la insulina fue sintetizada.